Cómo elegir el sostén ideal

Source: genial.guru

La famosa experta en lencería, Rebecca Apsan, fue quien escogió la ropa interior para las protagonistas de la serie “Sex and the City”. Celebridades como Angelina Jolie, Meryl Streep y Linda Evangelista, visitan a menudo las tiendas de Rebecca. También es la autora de un libro sobre la selección inpidual del sujetador y la ropa interior.

Rebecca afirma que el sostén escogido apropiadamente cambia nuestro cuerpo y nuestra vida haciéndonos felices.

Genial.guru te mostrará con detalle cómo elegir la ropa interior de tal manera que combine perfectamente el confort y la belleza.

Cómo tomar la medida

Muchas mujeres compran sostenes de una talla que les gustaría llevar, pero no de una que realmente les va bien. Y, por lo general, suele tener una copa menor de la necesaria y una banda más larga de lo necesario.

Para poner fin a todo este lío empieza tomando la medida. Pero ten en cuenta que esto es sólo el principio. En el probador, tu talla 90B (34A) puede convertirse en una 85C (32B), en una 95A (36AA) y hasta en una 80D (30C) también. Es porque las tallas de distintas marcas pueden variar entre sí. Y porque tu pecho es único.

El contorno del torso

Baja los brazos. La cinta métrica debe pasar justo debajo de los senos, paralela al suelo y pegada al cuerpo. Es mejor que alguien te tome la medida, aunque también puedes hacerlo tú sola.

La circunferencia del pecho

Ponte tu brasier clásico más cómodo (que no sea un push-up, ni reductor). La cinta métrica debe pasar horizontalmente por los pezones de tus senos. No la estires demasiado, pero tampoco debe quedar suelta.

Utiliza las tablas de abajo para saber tu talla (pulsa para abrir).

Toma nota: para saber la talla española del sujetador, debes añadir +15 a la talla internacional.

En distintos países se utilizan diferentes patrones de moda. Si quieres comprar lencería en Francia, Estados Unidos u otros países, comprueba la equivalencia de tallas en esta tabla.

Durante la vida, nuestro peso puede variar, pero aún así, a menudo, seguimos comprando la lencería de nuestra talla habitual. No te apegues tanto a una sola talla. Si las variaciones de tu peso están entre 3 y 5 kilos vuelve a tomarte la medida y revisa tu talla.

Ahora puedes ir de compras. Prepárate a pasar en el probador entre una y dos horas.

Cómo probarte el sostén

El contorno del torso y la talla de la copa son medidas complementarias. ¿Sabes que la copa C del contorno 85 (34) no es igual a la copa C del contorno 90 (36)? Cuanto mayor es la medida del contorno del torso, mayor y más amplia es la copa. Tenlo en cuenta probándote distintos modelos.

Prepárate para probar no menos de 10 sostenes de, al menos, dos fabricantes diferentes. Opta por los modelos clásicos con la copa lisa. Puede ser dura o blanda, según te parezca más cómoda. Cuando averigües tu talla, puedes probarte otros estilos: push-up, reductor, balconet, bandeau, etc.

Primero prueba dos modelos de la talla que has obtenido como el resultado de tus mediciones. Por ejemplo, 90B/34A.

Los siguientes dos modelos deben ser de un contorno más pequeño, pero de una copa más grande. Es decir, 85C/32B.

El tercer par de modelos debe ser de un contorno más pequeño que el resultado de tus medidas. Es decir, 85B/32A.

El cuarto par debe ser de una copa más grande. Es decir, 90C/34B.

Los últimos dos modelos deben ser más grandes tanto en el contorno como en la copa. Es decir, 95C/36B.

Cada uno de los modelos debe ser evaluado en función de tres parámetros: el contorno, la copa y los tirantes.

A la hora de probarte el brasier, cierra los broches de la última fila a la derecha (la posición más ancha). Con el paso del tiempo, el tirante de la espalda, dependiendo de la tela, puede estirarse hasta unos 5 centímetros. Es cuando te servirán los demás broches para ajustar más el tirante.

Las características de un sujetador perfecto

Contorno

El contorno del sostén proporciona el 90% de su función principal, o sea, la de sujetar. Los tirantes se ocupan sólo del 10% de la misma. El sujetador debe ajustar bien el tórax, pero sin oprimirlo. No debe generar pliegues, ni marcas en todo el contorno. Levanta los brazos e inclínate hacia derecha e izquierda: el brasier debe permanecer en su sitio sin moverse. Si se ha desplazado el tirante de la espalda o el centro del sujetador es muy probable que necesites una talla menos.

Debajo del tirante de la espalda no deben pasar más de dos dedos, en caso contrario, en cuestión de una media hora del uso, el tirante se subirá. La posición correcta del tirante de la espalda es justo en horizontal. Durante la primera prueba del brasier puedes sentir que el contorno es algo justo, pero es normal, ya que con el uso cederá un poco.

Copas

Si las copas se arrugan y forman pliegues, el sostén te queda grande. Prueba la copa de una talla menos.

Si la copa oprime el pecho de tal manera que se forman pliegues en el seno o en la zona de la axila, el brasier te queda pequeño. Prueba la copa de una talla más.

Los aros del sujetador deben reposar planos sobre el tórax. Si el aro, al menos con una parte, se eleva por encima de la base del pecho, es una señal de que necesitas una talla más grande.

Tirantes

El sostén no sólo debe sujetar el pecho sino también alzarlo. Lleva a cabo una prueba sencilla que te ayudará a determinar si el brasier está puesto correctamente. Encuentra un punto medio entre el hombro y el codo. Es justo a este nivel donde debe estar la parte más saliente del seno. Si está por debajo, ajusta los tirantes. Pero recuerda, éstos no deben apretar demasiado dejando marcas en los hombros ni hacer que se suba el tirante de la espalda.

Comprueba si los tirantes aguantan demasiado peso. Bájalos de los hombros: las copas pueden quedarse ligeramente colgadas, pero el contorno del sostén debe permanecer inmóvil, en el mismo lugar.

Por cierto, el largo de los tirantes debe ajustarse todos los días.

Toma nota: el pecho no debe quedar por debajo del borde inferior del sujetador. En efecto, la lencería sirve justo para este fin: decirle “no” a la gravedad.

Un sostén bien elegido ayudará a disimular visualmente unos 3-5 kilos de peso.

Qué más hay que tener en cuenta

A la hora de decidir si comprarte un brasier con aros o sin ellos, ten en cuenta lo siguiente: si la talla de tu pecho es una C o mayor, un apoyo adicional no estará de más.

Si los tirantes se te caen por los hombros puedes comprarte un ajustador de sujetador especial (sujetatirantes) que une los tirantes en la espalda.

Si no puedes elegir una talla entre las dos, por ejemplo, entre 85 y 90, opta por el sostén con una copa mayor y llévalo a un taller de costura para que te ajusten el contorno.

Si tus senos son de distinto tamaño, te puede quedar bien un sujetador del modelo clásico con las copas moldeadas que disimularán la diferencia, o uno tipo push-up: pon en la copa del pecho más pequeño un relleno adicional (a menudo en las tiendas de lencería te dan uno gratis). Si el sujetador cuenta con bolsillos para el relleno, también puedes quitar uno del pecho más grande y ponerlo en el bolsillo del pecho más pequeño.

Si tienes la espalda ancha y el pecho pequeño, guíate por la talla de la copa, aunque el contorno te quede algo pequeño. Lo puedes solucionar fácilmente comprando un extensor del tirante de la espalda.

Fotógrafo: Roman Zaharchenko

Modelo: Olga Zaharchenko

Basado en material de Rebecca Apsan, The Lingerie HandbookАлина Гизатуллина

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *