15 Cosas por las que una mujer jamás debería disculparse

Source: genial.guru

Las mujeres, en su mayoría, son personas sensibles, incluso las que son fuertes e independientes. A veces, simplemente experimentan un sentimiento de culpabilidad innecesario por todo lo que dicen, hacen o sienten. Por lo general, esto se da por la presión de la sociedad que está llena de prototipos equivocados: “necesitas hijos para estar completa”, “tus pasatiempos son bastante tontos”, “te vistes como un hombre” y miles de cosas similares a estas. Sin embargo, jamás deberías disculparte por esto.

En Genial.guru hemos preparado una lista de 15 cosas por las que ninguna mujer debería sentirse culpable. ¡Es hora de cambiar la actitud hacia ti misma y ser mejor cada día!

1. Por decir “no”

Las mujeres a menudo se sienten culpables por decir “no”. Sabemos que es más fácil decir “sí”, sin importar cuál sea el resultado. Esto podría sorprenderte un poco, pero es algo real: no debes disculparte por esto. Sí, sé que te sientes mal por negarte a ayudar a un amigo o decirle a un chico que no quieres salir con él.

Pero piensa siempre en ti primero; probablemente exista una razón por la cual necesitas decir que “no”. No importa cuales sean tus motivos, si sencillamente no quieres decir que “sí” a algo, nadie tiene derecho a forzarte a hacer lo contrario.

2. Porque prefieras pasatiempos “femeninos” o “varoniles”

“Cielo, es hora de encontrar un pasatiempo más apropiado para ti, ¡eres una dama!” ¿Con qué frecuencia has escuchado un argumento similar a este? ¿Quién diablos dijo que no puedes ser mecánico por ser mujer?

Recuerda que es tu vida, y eres tú quien decide lo que quieres para ella. No hay ninguna razón por la que no puedas sentir gusto por las bicicletas en lugar de tejer; o tejer en lugar de bicicletas. ¡Oye, después de todo, vivimos en el siglo XXI!

3. Por no usar maquillaje

Levanta la mano si eres una de esas chicas que alguna vez se ha sentido presionada a usar maquillaje sencillamente porque, bueno, eres una mujer. Incluso si no te gusta, a veces sientes esa presión de la sociedad. Te diré una cosa muy importante. Si no te gusta el maquillaje, no lo uses y ya. Si prefieres un ligero toque de polvo compacto en lugar de una capa de base, es una elección totalmente respetable.

Después de todo, si tienes una piel hermosa que no necesita ningún tipo de contorno, líneas pintadas y cientos de formas de dibujar una nueva cara que no es realmente la tuya, tienes todas las razones para estar orgulloso de ella. Y si, por el contrario, amas el maquillaje, también es completamente válido y hermoso.

4. Por los alimentos que prefieres consumir

La vida se torna bastante difícil cuando, además de todas las presiones sociales, tienes que defender incluso tus elecciones de alimentos, especialmente entre tus amigos o familiares. “¿Por qué no bebes? ¡Oye, solo una copa!” o “¿Qué quieres decir con que no comes carne?!”. Incluso una cosa tan pequeña como comer una ensalada cuando todos los demás eligen una hamburguesa (o viceversa) puede terminar en un motivo de presión o un tema para discutir entre las personas que te acompañan y no debería ser así.

Nadie debería sentirse culpable por sus elecciones alimenticias. Si no te gusta el pescado, es sencillamente tu problema. Busca algo más y por favor no pienses en dar explicaciones a nadie por esto.

5. Por pertirte

¿Cuándo fue la última vez que sentiste ganas de bailar, cantar o saltar al aire libre, pero se te pasó por la cabeza algo como “¿Qué pensaría la gente de esto?”.

Bueno, entonces, esto te compete a ti, ¿a quién le importa? Puedes hacer lo que quieras a menos que lastimes a alguien. Las personas solo sonreirán o alzarán una ceja, probablemente pasarás desapercibida… o no se darán cuenta de lo que estás haciendo, de cualquier manera, ¿a quién le importa? Es muy probable que nunca más veas a estas personas. ¿Por qué deberías rechazar estos segundos de 100% alegría para ti?

6. Por ser un poco egoísta

El egoísmo no siempre es negativo, especialmente si se trata de cosas mínimas. Está bien que quieras un poco de tiempo para ti, no siempre para tu trabajo, amigos, familia u otras cosas. Está bien que quieras relajarte sola (o con la compañía que prefieras) después de un largo día y posponer todo para más tarde.

No debes disculparte si quieres para ti la última porción del pastel o ese objeto de aquella tienda, y ni siquiera tienes que explicarle a nadie por qué lo necesitas. Simplemente lo haces. Es lo que te hace feliz y eso es suficiente motivo.

7. Por tener cualquier emoción

Los seres humanos tenemos emociones; todos lo sabemos. A veces necesitas llorar un poco o reír… solo porque sí. Puedes simplemente sentir el deseo de estar sola y no hablar con nadie; o en algún momento inesperado, la necesidad de abrazar a tu mejor amiga.

Puedes estar enojada, feliz, sorprendida, decepcionada, triste e incluso indiferente ante cualquier situación, y no debes disculparte solo porque no hayas respondido a alguien con una sonrisa.

8. Por necesitar un poco de ayuda y pedirla

Casi todas las mujeres, al menos una vez en su vida, se encuentran en una situación en la que necesitan ayuda, pero por algún motivo no se sienten muy bien de pedir la ayuda. Ya sea lo que sea, levantar una maleta demasiado pesada para ubicarla en un estante o ayudar en algún deber de la casa, muchas veces tendemos a sentirnos culpables cuando no podemos manejar algo por nuestra propia cuenta.

Debes entender que pedir ayuda es absolutamente normal y nadie tiene porque juzgarte por esto. Además, la mayoría de las personas seguramente estarán encantadas de ayudarte porque a todos nos gusta sentirnos útiles, simplemente tienes que pedir el favor. Y en lugar de disculparte, puedes dar un “gracias” de corazón, seguro lo valorarán mucho más.

9. Por pensar de manera diferente

Afortunadamente, vivimos en un mundo donde nadie debería prohibirnos tener y expresar una opinión diferente. A las demás personas puede gustarles o no, pero ese ya no es tu asunto. Si tu amigo te pregunta si te gusta el nuevo libro de ese reconocido autor, puedes tranquilamente decir “no” sin sentir ningún sentimiento de culpa. Simplemente no te gusta el estilo, no hay nada por lo que disculparte. En ningún momento le dijiste que botara el libro, ¿verdad?

El único caso en el que tienes que disculparte por expresar tus pensamientos es cuando lo hiciste de manera grosera y descortés. Recuerda siempre que de igual forma debemos respetar la manera de pensar de las otras personas. No compartir un pensamiento es válido, pretender cambiarlo no lo es.

10. Por la ropa que quieres usar

Siempre existirá alguien a quien no le guste tu estilo o tu forma de vestir. Es una cuestión de gusto y no debe influir en tu nivel de comodidad.

No importa si te gustan los vestidos románticos de princesa, un estilo deportivo o los viejos jeans de tu papá. A menos que salgas a caminar en bikini o rompas un código de vestimenta en el trabajo, puedes usar lo que quieras.

11. Por sentirte orgullosa de tus logros

Incluso si es tu primer panqueque, si lo sientes como un logro personal, un pequeño paso en el camino de ser una mejor persona. Puedes y debes estar orgulloso de tu éxito, y me refiero al éxito de cualquier ámbito, tamaño o circunstancia.

No dejes que aquellos que están tratando de minimizar tus logros te hagan sentir que ese momento de orgullo está mal. Lo hiciste. Te lo mereces. ¡Disfrútalo!

12. Por aceptarte y amar tu cuerpo tal y cómo eres

Has sentido algo similar, ¿verdad? Eres “demasiado delgada”, o eres “demasiado gorda”, “musculosa”, “demasiado bajita” o incluso “si eres alta, no puedes usar tacones altos”. ¿De verdad? ¿Recuerdas que todos los seres humanos somos diferentes?

No lo olvides: eres tú quien decide si eres hermosa o no.

13. Por no saberlo todo

Bueno, francamente, no deberías disculparte. El deseo de aprender es lo que importa. Si no sabes cómo vuelan los aviones o cómo cocinar ese pastel de cítricos, siempre puedes preguntarle a Google. Después de todo, estamos constantemente aprendiendo algo, incluso el más inteligente de nosotros lo hace.

14. Por tu manera de vivir la vida

¿Qué significa para ti la felicidad? ¿Tener hijos? ¿Conseguir una gran carrera profesional? ¿Viajar? Las personas siempre piensan que lo que hacen es lo mejor y te empujan hacia cosas que consideran correctas desde su punto de vista. Sin embargo, si no estás listo para el matrimonio ahora, es tu elección. Si te encanta tu trabajo, no escuches a los que te dicen que debes cambiarlo por otro.

Probablemente lo digan porque te quieren y te desean lo mejor: un salario más alto o una vida familiar más estable y feliz. Sin embargo, son decisiones para tu vida. Lo mejor es que seas intuitiva y escuches a tu corazón.

15. Por la forma en la vives tu sexualidad

De nuevo, tu cuerpo solamente te compete a ti. Puedes decidir “esperar hasta el matrimonio” o vivir unas cuantas (o varias) experiencias antes de esto. En ambos casos, siempre habrá alguien para criticar su elección.

Sin embargo, el asunto es que es tu decisión. No tienes que andar dando explicaciones a nadie por ello.

¿Alguna vez te has sentido culpable por al menos una de las cosas que nombramos en esta lista? ¿Has logrado deshacerte de este sentimiento de culpabilidad innecesario? ¡Comparte tus historias y opiniones con nosotros en los comentarios! No olvides compartir con todas tus amigas este artículo.

Foto de portada Fani Pacheco / InstagramFani Pacheco / Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *