13 Historias revelan que ser mujer no es fácil, pero sí divertido

Source: genial.guru

Atendiendo a las estadísticas, las mujeres usan las redes sociales mucho más activamente que los hombres. Y estos últimos, además, con más frecuencia entran en sus cuentas por el trabajo, mientras que las féminas prefieren pasar el tiempo allí para compartir sus emociones y contar cosas que pasan en sus vidas. Por lo tanto, no sorprende que sean ellas quienes se conviertan en las principales protagonistas y narradoras de las historias más pertidas, lindas y hermosas que circulan por Internet. Son estas historias las que hoy protagonizan este artículo.

Genial.guru ha recopilado para ti 13 historias que están generosamente condimentadas de sabiduría femenina, un humor chispeante y originalidad.

  • Mi hija se casa. Esperó este momento durante mucho tiempo, preparando hasta el último detalle de la celebración. Por fin, llegó el gran día de la boda. Encuentro a mi hija llorando, con su rostro hundido en la almohada. Muy asustada, le pregunto: “Hija, ¿estás bien? ¿No quieres casarte?”. A lo que ella me responde: “Todo está bien en mí, simplemente me despido de mi despreocupada juventud. Ahora voy a llorar un poco y luego estaré lista para casarme”.
  • En una conversación, llamé a mi novia por el nombre de mi ex y pensé que ya, todo, todo se acabaría… Pero, aparentemente, ella no se dio cuenta. Sospeché algo. Después de un par de días, en una conversación, de repente, me llamó idiota, a lo que yo, por supuesto, me indigné, pero ella respondió con calma: “Perdona, te confundí con mi ex”.
  • Me desperté y me di cuenta de que quería ser rubia. Aquí y ahora. Sin pensarlo dos veces, fui al salón de belleza, me cortaron y decoloraron el pelo, me pusieron un tono, luego otro, y uno más, en total, cuatro tintes, al objeto de quitar mi color natural. Regresé a casa, me miré en el espejo, me di cuenta entonces de que no me gustaba, fui a la tienda, me compré un tinte color castaño y me lo teñí yo misma en el baño. Ahora estoy pensando si todo esto fue necesario. Al fin y al cabo, las mujeres somos criaturas extrañas.

  • Hoy, en la oficina, discutimos durante mucho tiempo sobre la lógica de las mujeres. Todo iba bien hasta que una compañera puso un ejemplo para razonar esta lógica asegurando que, cuando está escasa de dinero, se compra ropa con lo que le queda. Como ella misma explicó, lo hace para no gastarlo en algo innecesario.
  • Decidí comenzar a correr. ¡Así es! ¡Ese mismo día me fui a correr! Mi ruta deportiva pasaba por un parque cerca de casa. Al dar varias vueltas, me sentía muy cansada y hambrienta, cuando vi un carrito que vendía pizzas frente a mis ojos. ¡Qué bien olían! En resumen, los transeúntes en el parque recordarán por mucho tiempo a esa chica deportiva, corriendo a un ritmo normal y corriente, devorando una pizza sobre la marcha.
  • Por la mañana, observo que mi hija lleva ya media hora preparándose frente al espejo, se pone hacia un lado, hacia otro, pide que le haga unas trenzas, de repente, decide llevarlo suelto, otra vez me pide un peinado. Le pregunto qué es lo que trama. Ella dice que le gusta un chico en su clase, pero a él le gusta otra chica, por lo que mi hija quiere “llegar al aula tan guapa para que el otro se quede sin aliento al verla y rechazarlo cuando rompa con la otra vaca por ella”.

  • Nunca olvidaré cómo mi esposa le enseñó a nuestro hijo de 4 años a dormirse solo. Antes, esto requería de 1,5-2 horas de canciones y bailes. Ella, simplemente, hizo un gesto con la mano sobre él mientras yacía en la cama, y le dijo: “Ya está, todo despejado, el láser transparente está activo. Si te levantas, te convertirás en cenizas”.
  • No entiendo a las mujeres y a mi novia en particular. Teníamos un tren previsto a las 23:30, comenzó a prepararse a las 18:00 (maquillarse, peinarse, elegir qué ponerse…). Por poco llegamos tarde, a las 23:00, nos metimos en un taxi, a las 23:25 ya estábamos en el tren. A las 00:00, mi novia ya se había cambiado de ropa, se había quitado el maquillaje e ido a la cama. Tengo una pregunta: ¿para qué?
  • Antes de ir a dormir, cuento las ovejas a las que mi novio le da a “Me gusta” en Instagram.
  • Mi novia es una golosa empedernida. Si empieza a devorar el chocolate, no puede parar. Y a mí, en señal de gratitud, otras personas me traen siempre chocolate, bombones y otros dulces. A menudo, se los doy con cuentagotas, lo demás lo escondo en el armario, detrás de mis cosas, acumulando así una montaña de cajas. Un día, vuelvo a casa y mi novia está gimiendo: le duele el estómago. Voy al dormitorio, veo cajas vacías de dulces. Llamé a una ambulancia. Mientras la llevaban al hospital, murmuró algo así: “A ver si aprendes a esconder los dulces…”.

  • Nos robaron. Se lo llevaron todo: televisión, consola de videojuegos, dos computadoras portátiles, joyas de mi esposa, pinturas caras y otros. El dinero en efectivo, y su salvaguardia, eran responsabilidad de mi esposa. Le digo con tristeza: “Bueno, también se llevaron el dinero, ¿no?”. En vez de responderme, mi esposa abrió el armario, sacó los diez pares de sus botas y extrajo de debajo de las plantillas, todos nuestros ahorros.
  • Mi esposo recogía a nuestra hija de la guardería. Al volver, me dice: “¿Por qué le enseñaste ESTO desde la infancia? Es irresistible”. Resultó que mientras volvían a casa, nuestra hija comenzó a conmoverlo con sus palabras. Al final, pasaron por una tienda y le compró un vestido nuevo. Además, mi esposo añadió que él mismo no se dio cuenta de cómo le propuso a nuestra hija que actualizara su vestuario.
  • Todavía tengo miedo de mi novia. Era un cálido día de otoño. Ella, como siempre, con la boca abierta, se miraba en el espejo, aplicándose el maquillaje con una precisión propia de un cirujano, con un lápiz. Nada podía interrumpirla. Pero entonces, de repente, pasa por su lado una mosca y ella, casi sin dejar lo que estaba haciendo, en pleno vuelo, ¡la aplasta con su lápiz contra la pared!

¿A ti o a tus amigos les han pasado historias similares?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *