12 Hechos curiosos sobre la moda a través de los siglos que harán que los atuendos modernos ya no te parezcan tan extraños

Source: genial.guru

Las rarezas de la moda y la creatividad de los diseñadores nos sorprenden con cada nueva temporada. Y por más extraña que sea una tendencia, siempre logra seguidores. Así fue en la antigüedad y en la Edad Media. Una prueba de ello son estas historias sobre las tendencias de moda ambiguas, pero que han sido muy populares en su momento.

Genial.guru te propone evaluar esta selección de artículos de moda de los siglos pasados y ver si han surgido por una razón.

1. Los collares “isabelinos” fueron el prototipo de los collares para animales

Los collares tipo “cabeza en un plato” estaban en la cima de la moda en el siglo XVI durante el reinado de la reina Isabel I. Nadie podría haber imaginado que los populares cuellos españoles que asomaban por debajo de la ropa provocarían semejante “gigantismo”. Los collares isabelinos se hicieron más grandes año tras año y, para mantener su estructura, comenzaron a utilizarse armazones, almidón y multicapas. La postura altanera de la cabeza de los nobles era forzada: ¿quién podría girar la cabeza en un collar así?

En el año 1960, el médico Frank L. Johnson notó esta fijación forzada e inventó los collares para animales que se utilizan en el período postoperatorio, y el nombre “isabelino” ha sobrevivido hasta el día de hoy.

2. Las pelucas se pusieron de moda para ocultar las consecuencias de la epidemia de sífilis

En los siglos XVI-XVII Europa sufrió mucho por una epidemia de sífilis. Por eso creció la popularidad del pelo, bigote y barba largos, como indicadores de buena salud. Un hombre calvo era un hombre enfermo; la gente comenzó a avergonzarse incluso del crecimiento escaso del pelo que no era causado por la enfermedad. Y aquellos que sí fueron afectados se vieron forzados a esconder las consecuencias debajo de pelucas y ropa.

Pero la moda de las pelucas fue introducida por el rey de Francia, Luis XIV, que había comenzado a quedarse calvo a temprana edad, al igual que su hermano, el rey de Inglaterra, Carlos II. No se sabe con seguridad si ellos también habrían sufrido la enfermedad, pero docenas de peluqueros salvaban la imagen de los reyes; y los cortesanos y los nobles siguieron su ejemplo. Las pelucas se convirtieron en un símbolo de bienestar, y su precio, al igual que el de los productos para su cuidado (polvo, perfume) incrementaban todo el tiempo. Esta moda duró hasta el siglo XVIII, cuando el cabello natural volvió a ser apreciado.

3. Las egipcias usaban conos de aceite en la cabeza para humectar el cabello y el cuerpo

Los antiguos egipcios sabían mucho sobre el cuidado personal, fueron los que inventaron el rizado del cabello en frío con arcilla y el primer perfume. Los aceites aromáticos eran utilizados ampliamente y, para mayor comodidad, las mujeres egipcias usaban en la cabeza un cono de cera aromática especialmente elaborada. Al exponerse al sol, la cera comenzaba a derretirse, y una película fragante cubría el cabello y el cuerpo gradualmente.

Muchas veces no se trataba de cabello natural, sino de pelucas, que en Egipto usaban tanto los hombres como las mujeres. La cabeza se afeitaba por motivos higiénicos, y la forma de la peluca se elegía según el caso.

4. Énfasis en los genitales masculinos

Inicialmente, la bragueta, un detalle del vestuario masculino, se inventó a fines de proteger la zona, y solo más tarde se transformó en una parte clave de la ropa. Quienes comenzaron a hacer énfasis en el área fueron los caballeros en el siglo XVI, ya que era uno de los símbolos de poder. De los caballeros, la bragueta migró a los trajes de los reyes y los nobles.

Para mantener la forma, se utilizaba una especie de relleno: capas de tejido, o se usaba para guardar monederos y otras cosas pequeñas. Para llamar la atención sobre esta pieza de ropa, se la bordaba con hilos de oro y se la adornaba con piedras preciosas. El pico de la popularidad de la bragueta fue a principios del siglo XVI, ya que, a fines del mismo siglo, en Inglaterra comenzó el reinado de Isabel I, a quien este tipo de demostraciones de poder masculino no le gustaban mucho. En tanto, la corte real de España era conservadora y no apoyaba esa “moda vulgar”. Así que, el uso de la bragueta acentuada desapareció gradualmente.

5. Las varas de piedras preciosas para los peinados altos ayudaban a espantar a los piojos y a las pulgas

Los enormes y fantasiosos peinados tan populares a finales del siglo XVIII, eran muy difíciles de cuidar. ¿Cómo lavarse o peinarse el cabello si tienes el modelo de un barco, flores en un jarrón real o un pájaro en la cabeza?

Estos diseños se mantenían durante mucho tiempo, y no es de extrañar que se infestaran de insectos. Pero había una solución: unas varitas especiales que servían para espantar los insectos sin arruinarse el peinado fueron uno de los accesorios principales de las damas de la corte. Muchas veces se decoraban con joyas, pero la varita ideal debía ser plana para que el cabello no se enganchara en ella.

6. Los reveladores vestidos de las mujeres coreanas

Desde el siglo XVII hasta el comienzo del siglo XX, en Corea reinó una moda femenina inusual, aunque no todas las mujeres de la época usaban estos trajes de pecho abierto tan particulares que formaban parte del vestuario nacional.

La especie de chaqueta-capa se llama Jeogori. Debajo de ella se usaba una blusa, heoritti, pero solo entre los representantes de las clases altas.

El revelador traje se ponía en casa y en público y, entre otras cosas, era un signo de maternidad. Era un atuendo cómodo para amamantar a un recién nacido, y hacerlo a la vista se consideraba una manifestación de orgullo.

7. La moda de tener una mascota para echarle la culpa de los olores desagradables, y limpiarse las manos

Los amantes modernos de los perros “de bolsillo” ni siquiera sospechan que esta moda se había extendido en la Edad Media debido a los ubicuos parásitos. La temperatura corporal de los perros, armiños y gatos es más alta que la de los humanos, así que lo más probable era que las pulgas y los piojos los eligieran a ellos y no a su dueño humano.

Además, las damas nobles pensaban que el pelaje de los animales era más atractivo para los insectos que el pelo humano. Así que llevaban a todas partes en calidad de “defensores” a las mascotas o unas pieles de animales trabajadas artísticamente, tanto para lograr que sus propias pulgas se pasaran ahí, como para evitar que se les sumara las ajenas. Las mascotas tenían más funciones: su pelaje servía para limpiarse las manos después de la cena, y echarles la culpa por el desagradable olor corporal que ni siquiera el perfume había logrado disimular.

8. Las camisolas largas fueron inventadas para esconder las piernas torcidas

El rey Carlos VIII de Francia, quien gobernó a fines del siglo XV, creía que lo principal para un hombre era la apariencia. Estaba particularmente preocupado por la curvatura de sus piernas que atraían demasiada atención, y los sastres tuvieron que trabajar mucho para cambiar este hecho.

Las camisolas, bordadas lujosamente, fueran hechas por primera vez por orden de Carlos, y, por supuesto, los cortesanos adoptaron la nueva tendencia. Durante el reinado de Carlos, los matices del bordado y la decoración de este vestuario podían cambiar, pero la longitud debía permanecer sin cambios.

9. Peinados especiales de los Samurái

Los inusuales peinados de los samurái estaban cargados de simbolismo, eran cómodos y ayudaban en el combate. Era cómodo esconder el cabello, peinado así, debajo del casco en caso de ser necesario.

Los peinados podían ser diferentes, pero siempre tenían algunas cosas en común: frente alta, muchas veces afeitada, el cabello hecho un rodete o trenzado que podía apuntar en diferentes direcciones, pero siempre estaba bien pegado a la cabeza.

Los accesorios que se usaban en los peinados muchas veces eran de metal o de madera fuerte para poder ser usados como armas cuando fuese necesario. Este tipo de protección o ataque muchas veces era inesperado era para el enemigo y le salvaba la vida al samurái.

10. Ausencia de cejas y pestañas

El conocido hecho de que, durante la era del Renacimiento, las mujeres que seguían la moda preferían la frente alta, y muchas veces se afeitaban o se depilaban el pelo para enfatizar la frente y el cuello, se refleja en muchas pinturas de la época.

Pero el hecho de que las cejas y las pestañas tampoco estuvieran de moda no es tan conocido. Las mujeres buscaban lograr el efecto de una “cara limpia” y para ello hacían las cejas y las pestañas menos notorias, o simplemente se las quitaban por completo.

La evidencia más famosa de este arte es la conocida “Mona Lisa”.

11. Camaleones como decoración

El “auge del camaleón” estalló en los Estados Unidos a fines del siglo XIX. Las pequeñas lagartijas se ataban a unas cadenas y se utilizaban como anillos, broches, collares, y joyas para el cabello. Esta elección no fue accidental: las lagartijas cambiaban de color, lo que les agregaba “estilo”. Los animales se importaban masivamente y así también morían, porque nadie sabía cómo alimentarlos y cuidarlos.

La Sociedad Mundial para la Protección de los Animales intervino con bastante rapidez, y la difusión de estos crueles adornos cesó. Pero los ecos se escucharon incluso en los años 20 del siglo XX.

12. Tacones de diferentes alturas para imitar la cojera de la reina

La princesa Alejandra de Dinamarca, esposa de Eduardo VII, rey del Reino Unido, que gobernó a principios del siglo XX, fue una verdadera pionera de la moda. Sus trajes se copiaban instantáneamente.

Por eso, cuando Alejandra se enfermó de artritis reumatoide después del parto y comenzó a cojear, su forma de caminar fue copiada con total seriedad, como un matiz de la moda. Pero es muy difícil para una persona sana imitar una cojera todo el tiempo, así que se pensó en un pequeño truco.

Comenzaron a producirse por pedido zapatos de diferentes alturas, y la forma de caminar popular inundó la clase alta. Un poco más tarde, este tipo de zapatos incluso comenzó a venderse en tiendas bajo la marca “La Cojera de Alejandra”.

¿Qué particularidades de la moda del pasado te impresionaron más? ¿O lo que te perturba más son las modernas?

Foto de portada wikipediadepositphotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *