11 Mitos sobre los norteamericanos que deseché después de 4 años de vivir en Estados Unidos

Source: genial.guru

Mi nombre es Karina. Nací en San Petersburgo, me recibí y me casé allí, y desde el año 2014, vivo en Seattle. Mi esposo es programador, y fue transferido para trabajar en Estados Unidos. Así, terminamos en Norteamérica. Durante mi vida en Estados Unidos me he despedido de muchos de mis estereotipos y prejuicios sobre los estadounidenses. Este es un ejemplo de uno de ellos: en los Estados Unidos solo comen comida rápida, y por eso hay muchas personas con exceso de peso.

He reunido para Genial.guru los momentos más interesantes e impresionantes sobre la vida en EE. UU. y los mitos sobre los estadounidenses que vale la pena desechar para siempre.

Mito 1: todos los estadounidenses son adictos al trabajo

Creí en este mito durante mucho tiempo hasta que comencé a trabajar con los estadounidenses y entendí que no llegan temprano al trabajo para trabajar más tiempo, sino para salir antes.

La gente en Estados Unidos muchas veces comienza el día laboral a las 7:00 y se va a su casa a las 15:00. Quedarse después del trabajo para terminar algo no es cosa de estadounidenses en absoluto. El trabajo extra solo es posible por una paga adicional o se compensa con días libres extra.

Mito 2: hay muchas personas con sobrepeso en los EE. UU.

Este debe ser el prejuicio más común sobre los estadounidenses. Por supuesto que no puedo hablar por toda Norteamérica, pero esto definitivamente no es sobre la gente de Seattle. La gran mayoría de las personas aquí hacen deportes, salen a trotar y se cuidan con las comidas como unos maníacos. Casi todos los edificios de altura tienen un gimnasio, abierto a todos los residentes, y esto sin contar la innumerable red de clubes deportivos.

Pero a veces puedes cruzarte con gente muy obesa. Se equiparan a las personas con discapacidad, y se mueven en sillas de ruedas automatizadas. Los conductores de autobuses los ayudan a subir y hasta bajan un poco el autobús si la persona obesa está sin una silla de ruedas.

Mito 3: Estados Unidos tiene un buen sistema impositivo

En Rusia, quien paga los impuestos por ti es la empresa, y tú ni siquiera ves toda esa documentación. En Estados Unidos, una vez al año, en primavera, todos comienzan a volverse locos, porque es el momento de llenar la declaración de impuestos. Todos deben hacerlo por sí mismos, y muchas personas locales contratan a un contador que lo hace por ellos, pagándole 400 USD por este servicio.

Mito 4: en Estados Unidos muchas personas reciben educación completa

Pocos lo saben, pero en Estados Unidos no hay tantas personas con educación superior, y por lo general el doctorado se empieza unos años después de finalizar la licenciatura.

Hay dos razones principales para esto. Primero, el alto costo de estudiar un doctorado. Muchos jóvenes se ven obligados a tomar grandes préstamos para continuar sus estudios. Por lo tanto, antes de comenzar el doctorado hacen una pausa para elegir cuidadosamente la especialización. En segundo lugar, para obtener tal o cual especialidad, primero hay que trabajar en ella durante cierta cantidad de horas, y solo entonces, presentar la solicitud para empezarla.

Mito 5: las mujeres están protegidas socialmente

Sí, las mujeres realmente están protegidas en algunos aspectos aquí: solo trata de levantarle la mano o permítete cualquier clase de hostigamiento y serás castigado con toda la severidad de la ley e incluso más.

Pero hay un gran “pero”: en Estados Unidos casi no hay licencias por maternidad. La duración y la compensación dependen del contrato firmado con la empresa previamente. La mayoría de las veces, la licencia por maternidad no dura más de un mes. En las empresas internacionales puede durar hasta seis meses, pero nadie garantiza la preservación del lugar de trabajo. Por supuesto que muchas mujeres no están para nada felices con este estado de las cosas.

Mito 6: no hay burocracia en Estados Unidos

Por desgracia, la hay. Las estructuras estatales funcionan con grandes retrasos y fallas. Unos amigos míos se vieron obligados a dejar de ir al trabajo debido a la burocracia en la papelería y no podían salir del país. A mí misma me prolongaron erróneamente la visa incorrecta, por lo que casi pierdo mi permiso de trabajo y me quedé varada en Rusia por 3 meses.

Mito 7: los estadounidenses solo se alimentan de comida rápida

Las historias sobre el fuerte amor de los estadounidenses por la comida rápida no son del todo veraces. Los McDonald’s, KFC, Burger King, Subway y otros establecimientos similares no son muy apreciados aquí. En Seattle casi no hay ninguno. Generalmente, están diseminados a lo largo de las carreteras del país, porque hay dos categorías de personas que se alimentan allí: los que viajan y tienen prisa, y los que tienen muy poco dinero.

Pero las hamburguesas y los sándwiches están presentes en el menú de casi todos los restaurantes y hasta se puede elegir el grado de cocción de la carne. Estas hamburguesas de alta calidad cuestan casi como un plato normal del menú, a veces el precio llega a 20 USD. Con lo cual no es ni tan “rápido” ni tan malo para la salud.

Mito 8: Estados Unidos tiene el mejor sistema de salud

Por supuesto que aquí hay equipos, servicios y tecnología modernos. Pero lo que está sucediendo con el costo de la atención médica y el seguro, lleva a la perplejidad incluso a los mismos trabajadores del sector médico. No existe un seguro de salud obligatorio en Estados Unidos, pero hay una gran cantidad de diferentes programas.

En el mejor de los casos, el empleador paga el seguro. En el peor de los casos, lo compras tú mismo, o vives sin él bajo su propio riesgo. Pero incluso si tienes un seguro médico, hasta el inicio de un procedimiento médico no se sabe cuánto costará finalmente. La compañía de seguros y la clínica acuerdan cuánto cubrirá su plan de seguro y cuánto pagarás de tu bolsillo después del tratamiento. Y a veces tienes que pagar sumas descomunales.

Otra dificultad: en las farmacias de EE. UU. no se puede comprar nada sin una receta médica, a excepción de los remedios más comunes. Cuando me quemé el estómago con agua hirviendo, lo único que me vendieron fue aloe. Si quieres un medicamento de verdad, ve al médico y, por regla general, hay que anotarse dos semanas antes.

Mito 9: todos son siempre amables y atentos

Eso sería cierto si yo fuera turista. Cuando se trata del servicio y de la cortesía del empleado depende su lugar de trabajo, todos son impecablemente agradables. Sin embargo, escondidos detrás del volante de su automóvil, a los estadounidenses les gusta ser groseros: sacar su dedo medio por la ventana, insultar, ocupar dos lugares al estacionarse mal. Los guardias de seguridad en los EE. UU. tampoco se destacan por su cortesía. Hasta diría que muchas veces son demasiado agresivos sin razón.

Mito 10: en el “Paseo de las estrellas”, en Los Ángeles hay celebridades por todas partes y las calles están llenas de boutiques caras

Cuando visité el “Paseo de las estrellas” por primera vez, quedé muy decepcionada. Me imaginaba que era un lugar con arquitectura elegante, boutiques caras y celebridades paseando por todas partes. En realidad, en el “Paseo de las estrellas” principalmente hay turistas, no hay una sola boutique, solo tiendas de souvenirs, cafeterías que venden comida rápida y varios cines. Sin embargo, después de haber vivido un poco en Estados Unidos, me enamoré de este lugar, aunque es completamente diferente de lo que yo había imaginado.

Mito 11: las mujeres en EE. UU. parecen estrellas de Hollywood

A veces me parece que las mujeres estadounidenses nacen con zapatillas, polainas y una sudadera deportiva. Seguramente esto no sea común en todos Estados Unidos, pero es bastante típico en Seattle.

No me refiero a las zapatillas de moda. Se trata de las zapatillas deportivas comunes para caminar o correr. La gente va vestida así a trabajar, si no hay un código de vestimenta, y de compras, y a comer algo, y a una cita. Las mujeres de Seattle son muy sensibles a la igualdad de géneros, por lo que muchas consideran humillante vestirse de un modo especial para un hombre.

En los Estados Unidos, como en cualquier otro país, hay ventajas y desventajas. Durante los 4 años de vida que llevo en el país tuve que enfrentar dificultades y pequeñas desilusiones, pero al mismo tiempo, hice muchos descubrimientos interesantes.

Foto de portada Depositphotos.comDepositphotos.com
Basado en material de Karina Kudinova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *