10 Errores que te hacen menos atractivo

Source: Portada: ilustradora Astkhik Rakimova para Genial.guru

Son muchos los que piensan todos tenemos carisma. Sin embargo, la redacción de Genial.guru cree que, aunque no sea así, puedes desarrollarlo siguiendo algunos consejos. En este artículo, hemos reunido para ti los errores que debes evitar si quieres ganarte el corazón de los demás.

10. Presentarte con incertidumbre

Presentarte a la gente nueva no es lo más fácil, lo sabemos. Lo más tentador es, simplemente, agitar la mano y saludar a todos para luego sentarte en un rincón, sin llamar la atención.

  • Por qué no debes hacerlo: Lo más probable es que des la sensación de ser una persona cerrada, aislada, y que no se interesa en las otras personas.
  • Qué hacer: Llegar y saludar a todos, uno por uno: “Hola, soy…”, dando la mano firmemente y mirando a los ojos, ya que el contacto visual es muy importante.

9. No presentar a tu pareja cuando alguien te saluda

Una situación típica: vas con un amigo, te encuentras con otros y comienzas a hablar con ellos mientras tu acompañante espera. ¿Te resulta familiar esta situación?

  • Por qué no debes hacerlo: Darás la sensación de que te avergüenzas de tu amigo o de aquellos a quienes te acabas de encontrar.
  • Qué hacer: Basta con decir: “¡Mira, esta es María!”, y, por supuesto, presentarle a tu acompañante a las personas que te acabas de encontrar. Este gesto fácil hará que todos se sientan más a gusto, sobre todo el que te acompaña a la hora de unirse a la conversación.

8. Olvidar los nombres

  • Por qué no debes hacerlo: Es posible decir que tienes mala memoria, pero esto no es más que una excusa convincente. Además, la gente puede pensar que eres arrogante y antipático.
  • Qué hacer: Dale Carnegie aseguraba que el nombre de una persona pronunciado por otra es el sonido más dulce que se pueda escuchar en cualquier idioma. Hay algunas técnicas simples para memorizar nombres. Si la otra persona dice: “Hola, soy Alejandro,“ debes responder con ”¡Hola, Alejandro!”. Y luego repetir su nombre durante la conversación, al menos un par de veces.

7. Hablar de cosas que carecen de interés

No se debe caer en el error de realizar un análisis detallado del trabajo de un director de cine si las personas con las que conversas no son cinéfilas, o hablar de la nutrición deportiva, especialmente, con personas que no tienen interés por ella.

  • Por qué no debes hacerlo: es un monólogo poco interesante, solamente pierdes el tiempo y transmites información superflua. Con una persona que se comporta así, los demás van a querer comunicarse cada vez menos.
  • Qué hacer: Cuenta cosas que permitan a tus interlocutores hacer preguntas y participar en la conversación. Para esto, el tema de bese ser, por supuesto, de interés para la mayoría. Si nadie preguntó nada durante tu discurso, y comienzan a hablar de otra cosa apenas acabas, es posible que no te hayan interrumpido por cortesía.

6. Hablar sólo de uno mismo

Llamas a una amiga y le dices que acabas de discutir con tu marido, y que estás muy preocupada. Tu amiga te responde inmediatamente: “Oh, hace unos días también me peleé con marido, no sabes cómo. ¡No te lo vas a creer!”. Y olvida tu historia hablando de sí misma.

  • Por qué no debes hacerlo: Pasar muy rápido a hablar de lo que te interesa dará la imagen de ser egoísta y poco modesto. Eso no denota ni un poco de carisma.
  • Qué hacer: Sí, lo que más nos gusta es hablar de nosotros mismos. Durante un experimento, los psicólogos prometieron dar dinero a la gente que hablara de otros temas. Sin embargo, durante el estudio nadie se pudo resistir a hablar de sí mismo. El hecho de mostrar interés en los demás hará que te ganes muy pronto su confianza y aprecio. Así mismo, comenzarán a escucharte con atención, lo que significa que tú también podrás contarles tus preocupaciones e intereses.

5. Hablar mal de los demás y de conocidos comunes

  • Por qué no: la tentación de reírse de los demás o de criticar a alguien cuando estamos con un compañero puede ser irresistible y pertida; además es una manera fácil de entablar una conversación. Sin embargo, esto puede llevar a tu interlocutor a pensar mal de ti: “Hoy habla mal de un compañero, y mañana… ¡posiblemente hable de mí!
  • Qué hacer: La gente aprecia la capacidad de ver lo mejor en los demás y tiene un gran respeto por los que tienen éxito. Por lo tanto, trata de abstenerte de realizar evaluaciones negativas y juicios gratuitos sobre los demás.

4. Hablar en voz demasiado baja o con inseguridad

  • Por qué no debes hacerlo: una persona que tartamudea o habla en voz muy baja es difícil de escuchar, y da la impresión de no estar segura de lo que está diciendo, o si de verdad alguien se interesa en ello.
  • Qué hacer: Ya sea que estés contando una historia, o respondiendo a una pregunta, o que simplemente estés agradeciendo a la persona que tienes en frente, habla siempre con claridad y en voz alta, sin apartar la mirada de la otra persona.

3. Respuestas cortas

  • Por qué no lo debes hacer: Las respuestas cortas demuestran que la persona se siente, cuando menos, incómoda, o que no quiere hablar. En cualquier caso, no es lo mejor para una buena experiencia comunicativa y tampoco se da una buena impresión.
  • Qué hacer: Es importante permitir que la conversación fluya. Por lo tanto, es mejor contestar “Soy de Ciberburgo, una ciudad increíble con grandes autopistas mirando al mar. Y, a pesar de su nombre, soy el único informático allí”.

2. Lamentos

  • Por qué no debes hacerlo: la gente rehúye a las personas negativas. Especialmente si la persona no muestra ninguna intención de cambiarlo o, al menos, de solicitar consejo a su interlocutor.
  • Qué hacer: No temas hablar de tus problemas. Una persona que siempre dice que todo va bien, francamente, parece sospechosa. Además, tus amigos estarán encantados de ayudarte o darte consejos en situaciones difíciles. Pero quejarse sin parar y sin fundamento, con la esperanza de que la otra persona te dé una vez más palmaditas en la espalda, no es necesario. Y no lleva a ninguna parte.

1. Romper tus propios principios

  • Por qué no hacerlo: Una persona que no tenga su propio punto de vista no dejará huella en la memoria de los demás. Sin embargo, es peor decir algo y hacer todo lo contrario en la realidad. Será muy difícil tomarla en serio.
  • Qué hacer: Las personas que hablan abiertamente sobre sus ideas y principios, que los mantienen, los cumplen y los defienden (aunque eso suponga no seguir la corriente de la mayoría), siempre infunden respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *